-
Créditos I Parte: INTRODUCCIÓN Índice II Parte: Materiales y Métodos 3. Campo Visual 4. SENSIBILIDAD AL CONTRASTE 5. Cambios del vítreo con la edad

4.5. Sensibilidad al contraste en enfermedades retinianas

En sujetos normales con una agudeza visual 20/20 o con visión reducida debida a error de refracción, la frecuencia de corte está en corcondancia con la puntuación obtenida por la prueba de Snellen. Sin embargo, existe una disociación entre ambas, en varias enfermedades retinianas.

Wolkstein y colaboradores (1980), en sus resultados ven claramente este efecto. Encuentran que en pacientes con retinitis pigmentaria, retinocoroidopatía serosa central y glaucoma, la frecuencia de corte tendió a ser bastante peor que lo que se podría esperar de su agudeza visual, según la prueba de Snellen; mientras que en pacientes con degeneración macular, fue mejor. No tienen explicación para esta discrepancia y hacen dos observaciones:

  • En una enfermedad retiniana una agudeza visual de 20/20 o mejor aun, según la prueba de Snellen, no indica necesariamente una función macular intacta.

  • Del mismo modo, una agudeza visual moderadamente reducida en una enfermedad retiniana, puede no alertar al oftalmólogo de la seriedad del déficit visual.

A pesar de que en las enfermedades retinianas se demuestra frecuentemente alteraciones en la sensibilidad al contraste, no existen patrones de déficit específico para un tipo u otro de patología y que además pudieran tener un valor pronóstico en cuanto a la evolución de la enfermedad.
Aun así, Marmor (1981), opina que es una prueba útil en la evaluación del daño retiniano y de la incapacidad funcional visual del paciente.





     
     
 
Si accede directamente a través de esta página, pulse: Índice de la Sección Índice General