-
Créditos I Parte: INTRODUCCIÓN Índice II Parte: Materiales y Métodos 3. Campo Visual 4. SENSIBILIDAD AL CONTRASTE 5. Cambios del vítreo con la edad

4. Sensibilidad al contraste


4.1. Concepto. Nomenclatura

La función visual generalmente es medida por la agudeza visual, la cual determina el detalle más pequeño que puede ser visto utilizando letras negras sobre fondo blanco (prueba de Snellen); es decir, la discriminación del más pequeño objeto con un alto contraste.

El mundo que nos rodea, sin embargo, no está compuesto exclusivamente por blanco y negro. Los objetos tienen varios niveles de contraste, así como distintos tamaños. Este nuevo método de exploración nos aporta una evaluación de la función visual en todo el extenso rango de tamaños y contrastes, que aparece en nuestro alrededor. Es por tanto, como Marmor (1986) afirma, un test de la función visual más completo que la agudeza visual.

Según Wolkstein y Carr, la base del sistema está compuesta por secuencias de empalizadas construidas con bandas claras y oscuras alternadas, que tienen una luminosidad cambiante, la cual puede expresarse como una función ondulatoria sinusoidal. En tales sistemas no se observan bordes netos.

Para realizar una prueba de este tipo, se hace fijar la vista del paciente en un sistema sinusoidal de barras lo suficientemente pequeño para caer dentro de la región macular. La luminosidad media del sistema es mantenida constante durante todo el tiempo. El paciente debe indicar cuando deja de ver el sistema alternante de barras.
Se denomina "frecuencia espacial" de las barras paralelas, el número de pares de bandas oscuras y blancas por grado de ángulo visual. La "frecuencia de corte" es la más alta frecuencia espacial detectable con 100% de contraste, es decir, el sistema de barras más delgadas detectable. Se define el "contraste", como la diferencia de luminosidad entre las bandas claras y oscuras dividida por el duplo de la luminosidad media.

El contraste mínimo requerido para detectar determinado sistema de bandas, constituye el "umbral de contraste" y su inversa es la "sensibilidad de contraste". La investigación de esta última, en función de la frecuencia espacial es una "curva de sensibilidad al contraste". Las anormalidades en la sensibilidad al contraste en un determinado paciente son demostradas por un diagrama normalizado denominado "visuograma". Este es un esquema de la relación entre la sensibilidad al contraste del paciente respecto a la de un sujeto normal promedio en las correspondientes frecuencias espaciales. El resultado es similar a un audiograma.

Las curvas de sensibilidad al contraste de sujetos normales, que presentan una agudeza visual 20/20 en la prueba de Snellen, muestran una pequeña variabilidad entre los diferentes sujetos y cambios predecibles cuando se presentan defectos de refracción. El ancho de la barra en la "frecuencia de corte" muestra íntima relación con el componente anchura de las más pequeñas letras correctamente identificadas con el Snellen. Pero en determinadas patologías (lesiones cerebrales que afectan las vías ópticas, retinitis pigmentaria, etc.) esta correspondencia ya no se da, por lo que la curva ya no es predecible a partir de la medición de la agudeza visual. Más adelante veremos esto con más detalle.

     
     
 
Si accede directamente a través de esta página, pulse: Índice de la Sección Índice General