-
Créditos I Parte: INTRODUCCIÓN Índice II Parte: Materiales y Métodos 1. LA MÁCULA 2. Visión Cromática

1. La mácula

La mácula es la zona de la retina situada en el polo posterior, de mayor agudeza visual y que constituye la región central del campo visual. Es por tanto, fundamental en la visión central, además desempeña un papel importante en la visión cromática.

En la bibliografía hemos visto cómo hay autores que estudian aisladamente las distintas funciones maculares y su variación con la edad, pero no hemos encontrado un trabajo que valore en conjunto las diferentes funciones maculares y cómo estas varían con la edad. Este va a ser el propósito de nuestro trabajo.

Vamos a describir en un principio las características anatómicas e histológicas más importantes.


1.1. Características anatómicas

La mácula es una estructura oval de unos 5 mm. de diámetro, que se halla localizada en el polo posterior. Su centro está situado a unos 4 mm. en dirección temporal y 0,8 mm. por debajo del centro del disco óptico. Dentro de la mácula se distinguen claramente varias áreas de importancia: la fóvea, la foveola y la zona foveal avascular. (Figura 1.1)

-
Figura 1.1
1. Fóvea
2. Zona acapilar
3. Fovéola
4. Reflejo foveolar



1.1.1. La Fóvea

La fóvea es una depresión de la superficie interna de la retina, situada en el centro de la mácula. Su diámetro es igual al diámetro medio del disco óptico (1,5 mm.). Oftalmoscópicamente puede ser reconocida por el reflejo luminoso oval que el aumento de grosor de la retina y membrana limitante interna producen en la retina parafoveal (reflejo foveal). La región parafoveal corresponde a la zona de mayor grosor de la retina, con 6 a 8 capas de células ganglionares, en contraste con la zona externa retiniana de la mácula, que sólo contiene una capa de células ganglionares. El grosor de la membrana limitante interior, disminuye rápidamente conforme pasa de la zona parafoveal hacia el centro de la fóvea. Esto puede explicar, en parte, la susceptibilidad de esta zona a la lesión que toxinas situadas en zonas distantes, como por ejemplo la úvea anterior, puedan producir.


1.1.2. La Fovéola

La fovéola forma el suelo central de la fóvea y tiene un diámetro de unos 0,5 mm. Es la zona más delgada de la retina, careciendo de células ganglionares. Su grosor lo forman únicamente los conos y sus núcleos; proporciona la zona de mayor agudeza visual.

Oftalmoscópicamente aparece como una mancha rojiza con un reflejo brillante amarillento, puntiforrme o curvilíneo, llamado reflejo foveolar y que se observa en la mayoría de los ojos normales. En ocasiones la forma de esa fovéola no produce el reflejo. Por lo tanto, la presencia o ausencia de esa luz reflejada no constituye una observación clínica importante para determinar la existencia de patología en esta región, excepto, por supuesto, si se trata de la desaparición de un reflejo previamente detectado (Yanoff, 1982).


1.1.3. La zona foveal avascular

La zona foveal avascular mide o,5 mm. de diámetro, estando situada en el inferior de la fóvea, pero por fuera de la fovéola. Su exacta localización sólo puede ser determinada mediante angiografía fluoresceínica. Es una referencia importante a tener en cuenta a la hora de decidir si tratar o no las membranas subrretinianas neovasculares de la mácula, mediante fotocoagulación (Kanski, 1985). La integridad de la red capilar terminal puesta en evidencia mediante la angiografía fluoresceínica, tiene un significado pronóstico en ojos con maculopatías por diabetes y oclusión de la vena retiniana. La evidencia de pérdida de esta trama indica, por lo general, mal pronóstico (Kanski, 1985).

 
     
 
Si accede directamente a través de esta página, pulse: Índice de la Sección Índice General